Muchas mujeres pasan gran parte de su vida con unos dolores menstruales totalmente incapacitantes. Frases como “Yo tengo unas reglas muy dolorosas” o “Paso la regla a base de Nolotil” las hemos escuchado a amigas, madres, hermanas y compañeras toda la vida. Pero, ¿en qué momento una menstruación dolorosa lo es porque hay algo más?

La mayoría de mujeres que sufren este tipo de dolor lo atribuyen a los días de regla, a algo normal, cuando no tiene por qué serlo, y menos si el dolor es intenso o se da en otras fases del ciclo menstrual. Siempre hay que asegurarse y consultarlo, ya que detrás puede esconderse la endometriosis, una enfermedad que ocasiona dolor pélvico crónico e infertilidad en la mujer.

La endometriosis es un trastorno a menudo doloroso en el cual el tejido similar al tejido que normalmente recubre el interior del útero (el endometrio) crece fuera del útero. La endometriosis afecta más comúnmente a los ovarios, las trompas de falopio y el tejido que recubre la pelvis.

En concreto, esta patología afecta entre a un 10 y un 15 % de la población general, en torno a 2 millones en España y 170 millones en el mundo entero. Es causante del 60% de los dolores pélvicos crónicos y del 50%de los problemas de fertilidad en la mujer. La incidencia máxima se observa entre los 30 y los 45 años de edad, precisa la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

Los principales síntomas de la endometriosis son: 

  • Períodos dolorosos (dismenorrea) 
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Sangrado excesivo (periodos menstruales abundantes)
  • Sangrado entre períodos (sangrado intermenstrual)
  • Movimientos intestinales dolorosos o micción dolorosa durante los períodos menstruales
  • Problemas para quedar embarazada (infertilidad)

Otros signos y síntomas son: Fatiga, diarrea, estreñimiento, hinchazón o náuseas, especialmente durante los períodos menstruales.

Además, las mujeres con endometriosis pueden tener el síndrome de vejiga dolorosa, síntomas digestivos o gastrointestinales similares a un trastorno intestinal, así como fatiga o falta de energía. 

Para algunas mujeres, el dolor asociado con la endometriosis se vuelve más leve después de la menopausia. Sin embargo, la terapia hormonal, como el estrógeno o las píldoras anticonceptivas administradas para reducir los síntomas de la menopausia, puede causar que el dolor y otros síntomas continúen. Es por eso que si tienes cualquiera de los síntomas arriba indicados, debes ponerte en manos de un especialista en ginecología.